33326971252_778044d735_o
marzo 17, 2017

Junta de vecinos de Conchalí inaugura alumbrado peatonal gracias al FNSP

A través del Fondo Nacional de Seguridad Pública, la Junta de Vecinos N°9 “Unidad y Esfuerzo” logró instalar 18 luminarias en el Barrio Central.

Conchalí, 16 de marzo de 2017.- Este jueves, la Junta de Vecinos N°9 “Unidad y Esfuerzo”, la Municipalidad de Conchalí y la Subsecretaría de Prevención del Delito inauguraron oficialmente nuevas luminarias que beneficiará a más de seis mil personas que viven o transitan por el Barrio Central. La actividad fue encabezada por el alcalde, René de la Vega, y el subsecretario de Prevención del Delito, Óscar Carrasco.

El proyecto “Barrio Central se Ilumina 1° Etapa” se adjudicó $15.000.000 pesos desde la Subsecretaría de Prevención del Delito, a través del Fondo Nacional de Seguridad Pública 2015. La inversión permitió instalar 18 luminarias peatonales en las calles El Olivo, Nueva Central y el pasaje Elcira Espinoza.

En la oportunidad, la presidenta de la Unidad Vecinal N°9 “Unidad y Esfuerzo”, Flavia Muñoz, agradeció a las autoridades y vecinos que apoyaron el proyecto. “Para nosotros y para la comunidad que representamos es una gran satisfacción. Estas luminarias nos proporcionan un poco más de tranquilidad, seguridad y también nos facilita recuperar los espacios públicos para compartir con nuestras familias”, expresó.

Por su parte, el subsecretario de Prevención del Delito, Óscar Carrasco, felicitó la organización y la constancia de los vecinos y las vecinas. “Este tipo de proyecto permite mejorar la calidad de vida. En este sector transitan a diario vecinos, vecinas y niños para asistir a sus trabajos o a sus colegios. Antes teníamos un sector oscuro en el que se producían delitos y que lógicamente generaba una gran sensación de inseguridad. Ahora tenemos un espacio comunitario recuperado, más iluminado y seguro para todas las personas”, indicó.

El Fondo Nacional de Seguridad Pública es un concurso anual de la Subsecretaría de Prevención del Delito, que busca incorporar a agrupaciones comunitarias, organizaciones sin fines de lucro, municipios y universidades al desarrollo y ejecución de iniciativas de prevención de la violencia y el delito. Esto significa que cada proyecto nace a partir de una necesidad detectada por actores que están vinculados estrechamente con las realidades locales y, por lo tanto, su desarrollo se adapta a las particularidades de cada territorio.